El de Boí es un de los valles pirenaicos con más historia, con las iglesias románicas patrimonio de la Humanidad como rasgo distintivo. Además, el valle es uno de los accesos principales al Parque Nacional d’Aigüestortes i Estany de Sant Maurici.