La Vall Fosca, en el norte del Pallars Jussà, nos ilumina con su treintena de lagos y unos picos imponentes de casi 3.000 metros. También es una de las puertas de entrada al Parque Nacional d’Aigüestortes i Estany de Sant Maurici, al que se accede cómodamente con un teleférico.