El pequeño pueblo de Àreu, en la cabecera del valle Ferrera, es el centro neurálgico de este festival, el más local de los que se organizan. El pico más alto de Cataluña, la Pica d’Estats, es el telón de fondo de las rutas a pie, todas en el Parque Natural de l’Alt Pirineu.