La montaña de Alinyà, en pleno Prepirineo, es un escenario grandioso, salvaje y de una riqueza ecológica excepcional, con los buitres como símbolo. Se trata de la finca privada más grande de Cataluña y todo un referente en conservación de la naturaleza.